domingo, 7 de agosto de 2011

Diario de Edward

Hace siglos que vivo en este mundo,ya no recuerdo cuando fue el dia en el que volví a nacer,al que me convertí en lo que soy ahora...un vampiro. Sólo recuerdo que era una fiesta,habia mucha gente,era en una casa grande,como una mansión,y llena de lujos,en el que se ha convertido mi hogar. Los que me convirtieron eran diferentes al resto de gentes que habian en esa gran sala de fiestas...eran vampiros, fueron por un tiempo mis padres,mis eternos creadores,y ahora sigo su legado,solo en este mundo y oculto entre las sombras.
Todo a cambiado desde que me convirtieron en el ser de la noche que soy ahora,absolutamente todo ha cambiado,me siento como un extraño y diferente,pero a la vez igual que a las gentes de ahora...
Aunque sea vampiro,ya no me afecta el sol,tengo un conjuro en mi superficial piel,aunque solo salgo los dias nublados. Si,también soy un hechicero, algo que me enseñó mi difunta madre, Morgane.
Era todo para mí,una amiga,una confesora,era todo...aparte de ser mi madre postiza. Me enseñó de todo,todo lo que se podría aprender en aquella época,ahora sigo su legado,seguir aprendiendo y realizando nuevos hechizos,para,al menos mi propio beneficio.
Ahora después de tanto tiempo,y desde hace poco vi a una muchacha,en un cyber-café...,la vi que estaba haciendo algo,algo para poder cambiar...,era diferente al resto,sé que no se siente agusto,con lo que era antes...sé que hace bien,al menos para ella misma,no ser como los demás, es algo que me atrae de muy poquita gente,o mejor dicho de ella...
Sé que algún día pasará algo,no sé si bueno o malo...pero sé que será algo especial e incluso intuyo que tengo que estar con ella...es como si fuera un ángel caido al que debo cuidar y enseñar...es mi ángel oscuro.