viernes, 7 de enero de 2011

Soledad y Falsedad

Sendas oscuras, corazón herido, eterna juventud, buscando mi consuelo, en un mundo en el que nunca me he sentido agusto. Siempre he querido irme, nunca he querido quedarme, esta sociedad me esta terminando de matar por dentro. Nunca he estado conforme, siempre he estado buscando, aunque no pudiera. Ya no tengo fuerzas para nada. Deseo irme de aquí, no quiero volver. Ya me da igual la vida que he vivido aquí, ya no puedo aguantar más. Cada día que pasa, veo más falsedad y mucho odio. Este sitio nunca me ha correspondido, nunca he sido real y totalmente feliz. Muy pocas excepciones he podido alegrarme, después de mucho tiempo, son lagunas de mi leve vida, lagunas que apenas merecen la pena. Nunca podría acordarme de todas, muchas son decepciones que llegan a mi mente, decepciones inexplicables, decepciones por gentes miserables, que prefiero olvidar, pero siempre están allí...
Me queda poco para irme, no sé cuando volveré, poco a poco dejaré de venir aquí, entonces va a ser realmente cuando realmente me habré ido de este mundo...
Caminando entre mi soledad, viendo día tras día, cada atardecer, caminando entre los verdes prados de mis días nublados. Voy buscándome a mí misma, escuchando le leve brisa del atardecer de mis días. Voy caminando, siempre sola, no quiero que nadie me acompañe, nadie quiere estar ahí.
Veo entre esos atardeceres, las tumbas a lo lejos, lápidas de piedra antigua. voy caminando entre las sombras, escuchando esa leve brisa, en la mitad de la noche, y a la luz de las estrellas y de la luna. Soy un alma más, ya en el cuerpo que resido no tiene sombra alguna. Me llamaron el alma errante, sin conocerme. Nadie me ve, nadie me conoce, solo ven al amanecer,las huellas de mis pisadas que hice durante la noche, día tras día, hasta mi eternidad y mis eternas noches.......

No hay comentarios:

Publicar un comentario