sábado, 1 de enero de 2011

Dias nublados, dias grises


Días nublados, en los que he caminado por calles vacías, en los que he respirado la humedad impregnada en el suelo, en las que he querido encontrar a alguien para hablar de cosas que podrían ser de interés, no solo lo que se ha visto en la caja tonta, o lo que se ha escuchado a través de las ondas de radio.
Días oscuros en los que se ven almas errantes sin camino propio, andando al azar, sin estilo ni sentido alguno, como un rebaño de ovejas, que lo que hace una, lo hacen todas.
Caminando entre tinieblas, olvidando mi pasado, recuperando mi presente, haciendo lo posible para que sea diferente, salirme de ese rebaño tan común que es la sociedad.
Añorar recuerdos de un ayer, que nunca más volveré a ver; sintiendo una gran tristeza por aquellos lugares que apenas he visto. Momentos en los que apenas recuerdo, en los que había una leve sonrisa, ya están todos en el pasado, y nunca más volverán.
Todo es gris, días nublados en los que camino sola, pensando siempre en algo diferente, algo que ya está muy adentro, algo que ya no puede irse sin más. Días nublados y calles encharcadas, lloviendo sin cesar, pensando en qué haría yo sin estos días, caminando entre tinieblas sin descanso alguno, sin muestras de nada, ya que nada existe, nada que se pueda valorar en este momento.
Ando buscando algo que perdí, que ya ni recuerdo, está como si durmiendo estuviera, ya no sé si llegaré a encontrar esa cosa que ni recuerdo que busco día tras día, noche tras noche, es como si estuviera perdido en el tiempo, y ya es imposible recuperarlo, sin tenerlo en mi poder…

No hay comentarios:

Publicar un comentario