lunes, 14 de junio de 2010

Carta a un amigo vampiro

Nunca pensé en que iba a escribir esto, nunca imaginé que se ama de un vampiro me iba a ser fácil, pero poco a poco. Hace tiempo que le conocí, enseguida cogimos confianza, lo que yo no creía que era lo que yo me pensaba en la lejanía, pero no me lo imaginaba hasta el día que me lo confirmó: era un vampiro. Sólo buscaba a alguien que le hiciera un mínimo de atención, hasta el día que nos conocimos; era un día gris y lluvioso, hacía frío por la calle, pero no pasaba nada, estaba hablando con él, el resto del mundo nos sobraba. Iba pasando el tiempo, hasta que un día me dijo que si yo quería ser su ama, su pequeña guardiana, acepté encantada, sabía que pese a la distancia y pese a todo, él iba a estar ahí. Ahora ha pasado un tiempo, hace días que apenas he hablado con él, cosa que me gustaría, tengo que contarle un pequeño secreto, que aún no se lo he contado: soy una vampiresa….


Sé que al principio le entrará rabia, pero sé que al final, con el tiempo me comprenderá; nunca he querido hacerle daño, sólo quería ser igual que él, siendo yo ahora vampiresa comprendo muchas cosas que me decía él cuando era humana, solo pediría un pequeño perdón, y que su ama es igual que él….

No hay comentarios:

Publicar un comentario